nvidia cyberpunk epic games steam age of empires gráfica

Sabemos sobradamente que el mercado de las tarjetas gráficas, que acaba de incluir a las nuevas hornadas de Nvidia y AMD, no pasa por su momento; unos precios por las nubes y los problemas de stock que están sufriendo las tiendas protagonizan las noticias en este sentido. De modo que cuidar nuestra actual gráfica se torna más importante que de costumbre, para así conseguir que nos dure el máximo tiempo posible.

Y una de las mejores formas de alargar la vida útil de estos componentes es mantener a raya las temperaturas elevadas. Porque si bien las gráficas están, en la mayoría de los casos, diseñadas para no despeinarse incluso trabajando a muchos grados, nunca está de más echarles una mano y facilitarles el proceso de enfriamiento en la medida de lo posible. Uno de los mejores modos es modificar la curva de ventilación que traen de serie, tal y como vimos en este otro artículo.

Pero si con eso no es suficiente, o si preferimos otro tipo de modificaciones por el ruido que puede significar en ocasiones unas altas revoluciones por minuto en los ventiladores de nuestra GPU, existe otra manera de reducir su temperatura, a la vez que conseguimos que sea más eficiente energéticamente hablando.

MSI Afterburner nos permite modificar muchos aspectos de las tarjetas gráficas

Y para ello, cómo no, volvemos a acudir al siempre fiel complemento que es MSI Afterburner. Porque si bien existen otros programas similares capaces de llevar a cabo estos pasos, principalmente los que vienen con cada modelo de tarjeta gráfica, el de MSI es de los más extendidos y fáciles de usar. De modo que, en unos cómodos pasos podremos reducir tanto temperaturas como consumo en la misma aplicación que hemos usado para modificar la curva de los ventiladores.

windows 10 mobile office gráfica

No obstante, antes de entrar en materia, cabe destacar que aunque es un procedimiento bastante genérico, en ciertos modelos de GPUs pudiera no ser igual. E incluso en algunos casos, como por ejemplo en ordenadores portátiles, el propio programa viene capado imposibilitándonos acceder a los ajustes necesarios. En tal caso, poca cosa podemos hacer más allá de buscar alguna otra alternativa en forma de software, si es que lo hubiera.

Pero vayamos entrando en materia: ¿qué vamos a hacer exactamente? Pues bien, reduciremos la potencia máxima que nuestra tarjeta gráfica trae de serie. Es decir, el número de vatios que consume según fue diseñada originalmente. Algo que inevitablemente lleva asociado una bajada de temperatura… y probablemente un menor rendimiento. Aunque en cierta medida puede llegar a merecer la pena, si es que nuestra tarjeta gráfica es especialmente caliente.

El procedimiento pasa por reducir el power limit de la GPU

Muy bien, y ¿cómo lo hacemos? Pues es realmente sencillo. Si bien es cierto que un undervolt mediante curva pudiera ser más óptimo en la mayoría de los casos, requiere mayor tiempo por nuestra parte y más conocimientos. Pero de la siguiente manera simplificamos bastante el procedimiento. Tenemos que descargar e instalar el software MSI Afterburner, algo que probablemente ya hayamos hecho si queremos monitorizar en tiempo real temperaturas, porcentajes de uso, tasa de fotogramas por segundo y un largo etcétera de datos que nos aporta este programa. O si, como decíamos antes, hemos trasteado con la curva de ventilación.

De modo que una vez contemos con dicha aplicación en nuestro ordenador, únicamente tendremos que abrirlo y fijarnos en las barras horizontales que aparecen en su interfaz. La que a nosotros nos interesa es la llamada ‘Power Limit’, que viene expresada en un porcentaje.

nvidia call of duty steam cyberpunk epic games age of empires cyberpunk gráfica

Probablemente vendrá por defecto en el nivel 100, y lo que haremos nosotros será bajarla, por ejemplo al 90%. Ya con eso deberíamos notar cierta mejora en lo que reducción de temperaturas se refiere. Pero siempre podemos ir descendiendo más dentro de los márgenes que MSI Afterburner nos permita para notar un descenso más acusado de los grados.

Limitando la energía que recibe la gráfica consume menos y baja su temperatura

Con ello lo que hacemos es reducir el número máximo de vatios que consume la GPU cuando está bajo carga, como sucede mientras jugamos. Y de la mano, claro, va el descenso de temperatura, que es lo que estamos buscando. Llegados a este punto, y habiendo notado el mencionado descenso de grados, es probable que nos hayamos percatado de que el rendimiento también baja; donde antes teníamos un determinado número de fotogramas por segundo, ahora tenemos menos. Y claro, en modelos de gráficas algo justas, o si empleamos resoluciones elevadas, es posible que no queramos pagar el peaje de reducir rendimiento. Pero en ciertos casos sí que merecerá bastante la pena.

Y con esto ya estaría todo. Si lo hemos realizado correctamente, habrá descendido la temperatura y el consumo de nuestra GPU y su rendimiento será igual o muy cercano al que teníamos antes de ponernos manos a la obra. Eso sí, se aconseja leer lo máximo posible sobre estos temas antes de entrar en materia para evitar posibles problemas. E ir también siempre con mucho cuidado. Finalmente, nunca está de más recordar que este tipo de procedimientos están siempre bajo la responsabilidad de cada usuario, de modo que no nos responsabilizamos de cualquier problema que pudieran ocasionar.

Conoce las novedades del mundo de la tecnología, únete a Club Tech en Twitter Facebook Telegram

Anterior post¡Increíble! Este móvil llegará al mercado con un muestreo táctil de 1000Hz
Siguiente postEl Xiaomi Mi 10S es oficial: la serie se niega a morir con cámara de 108MP
Suscribete a las respuestas
Notificar...
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments