Date:

Share:

Sarah Loinaz: ¡así ha cambiado su vida desde que se convirtió en madre!

Related Articles

Además de experimentar una inmensa felicidad, hay que mencionar que el pasado tres de abril, Sarah Loinaz se coronó como la ganadora del programa Bake Off: Famosos al horno de TVE, donde también competía su hermano Julio Iglesias. En este concurso, demostró su talento en la repostería y destacó por su meticulosidad y organización durante todas las pruebas.

Tras escuchar su nombre como la ganadora de la competencia, Sarah no dudó en dedicar su triunfo a su querida familia. Entre lágrimas de emoción, expresó: «Estoy saltando yo, está saltando mi hijo. Está saltando mi familia, mi madre, mi hermana, mis otros dos hijos, mi marido… todos, seguro, al unísono». Además, la ganadora decidió destinar el premio de 100.000 euros a la organización Mensajeros de la Paz, mostrando así su compromiso con las causas solidarias.

Sarah Loinaz habla de su papel como madre

Lo primero que quiero decir es que me encuentro muy bien, gracias a mi hija que ha traído felicidad a mi vida. Me siento completa y llena de amor como nunca antes. Ser madre es una experiencia maravillosa que me ha cambiado para siempre.

Cuando vi por primera vez a mi hija, fue un momento indescriptible. El parto fue natural y sin complicaciones, lo que me permitió disfrutar plenamente de ese momento tan especial. El amor que sentí al ver su rostro por primera vez fue abrumador, y desde entonces hemos estado juntas inseparables. Es un amor imposible de comparar con cualquier otra cosa, es simplemente único.

Ser madre primeriza conlleva muchos miedos e inseguridades, todo es nuevo y desconocido. Recuerdo que los primeros días tenía mucho miedo de no hacer las cosas bien, de no ser capaz de proteger a mi pequeña. Pero con el tiempo, ese miedo se fue disipando y todo comenzó a fluir de manera natural. La maternidad es un aprendizaje constante y una evolución progresiva que he disfrutado cada paso del camino.

La pequeña Damia

¿Cómo podríamos describir a Damia? La definiría como una versión en miniatura de Sarah (risas). Mi madre siempre dice que es mi clon y que parece que me está viendo a mí cuando era bebé. Damia es una bebé que, a pesar de su corta edad, ya tiene muy claro lo que le gusta y lo que no. Por ejemplo, sabe perfectamente la posición en la que prefiere que la sostengan en brazos.

Es curioso porque ahora solo la puedo cargar al revés, ella necesita poder ver todo lo que ocurre a su alrededor, y además, le encanta que camine mientras la sostengo. Este es solo un ejemplo, pero hay muchos más. Otra cosa que no le gusta en absoluto son los gorros. Si intentamos ponerle uno, empieza el drama, y aunque llora, no derrama lágrimas, por lo que sabemos que es solo un show. Es muy divertido verla en acción.

Popular Articles