Este código QR detecta si te han puesto ‘garrafón’

LO MÁS

Este es el primer autobús autónomo en España

Los coches autónomos se están volviendo norma en este...

Los nuevos Huawei FreeBuds 4 llegan con carga rápida y ANC

Huawei presentó en China sus más recientes auriculares True...

Este truco de WhatsApp permite reproducir audios en 3 velocidades

Una de las características más solicitada por los usuarios...

Cómo poner el botón de WhatsApp en tu perfil de Instagram

Si tienes un negocio te gustará que en tu...

COMPÁRTELO

Un minúsculo código QR es capaz de detectar si la bebida que consumimos en un bar (por ejemplo) es el clásico ‘garrafón’ o mejor dicho si ha sido adulterada.

La tecnología permite este tipo de ‘ideas’ y hoy te contamos cómo surgió esta.

Pero el asunto no termina allí, sus creadores tienen planes a futuro.

Las estadísticas de consumo de alcohol en España

Según un estudio de ThinkCom, cada año se consumen en España unos 163 millones de litros de alcohol.

De esa cantidad un porcentaje que aumenta día a día es adulterado o de mala calidad.

Si bien el ‘garrafón’ como tal permite aumentar el volumen de nuestra bebida favorita con solo echar agua.

Si bien esto no presenta un problema para la salud, en algunos lugares se utilizan compuestos químicos que sí pueden hacernos daño.

La idea y su implementación: Así funciona el QR que te previene del garrafón

Los dos científicos que idearon el QR anti garrafón.

Ideado por un grupo de ingenieros biomédicos de Corea del Sur (más precisamente de la Universidad de Purdue y del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas) este QR es un pequeño código de etiqueta construido en seda comestible.

La idea diseñada por estos ingenieros permite que esta etiqueta se incluya dentro de las botellas, una vez comprada el consumidor podrá escanearla con su móvil.

Así lo hicieron

Los ingenieros Young Kim y Jungwoo Leem han procesado capullos de seda flourescentes de algunas especies de gusanos de seda.

Gracias a estas pudieron crear una especie de polímero que permite dibujar una tipo ‘de código QR’ aunque el mismo es casi imperceptible debido a su tamaño.

Luego, estos científicos colocaron estos códigos en botellas con un 40% de alcohol.

Para ello utilizaron diferentes marcas y modelos comerciales.

Esta prueba duró 10 meses y en ella pudieron comprobar que estas etiquetas podían seguir siendo leídas por un smartphone con una app específica para ese fin.

El futuro de esta técnica

Estos científicos informan que además de poder detectar bebidas adulteradas puede servir también para detectar alcohol en medicamentos.

La idea de ellos es de poder colaborar con las empresas farmacéuticas y los productores de alcohol para lograr ese cometido.

Según la OMS este es uno de los ‘nuevos retos’ para esta década.

Más información